El crecimiento de la oferta alojativa en la Costa, imparable pese a la crisis

El crecimiento de la oferta alojativa en la Costa, imparable pese a la crisis

La Costa del Sol sigue ganando inversores con disposición a abrir hoteles en un destino que se mantiene a flote de la crisis con grandes esfuerzos empresariales que hacen mella en la rentabilidad de los negocios. Los últimos datos de que dispone el Patronato de Turismo de la Costa, en base al registro de la delegación de la Junta, constatan la apertura de siete nuevos establecimientos hoteleros hasta sumar 458 en septiembre. Estas inauguraciones han supuesto la puesta en el mercado de 1.585 plazas, es decir, un crecimiento del 2,1% respecto al mismo periodo del pasado año.

El mayor incremento se ha producido en los hoteles de cuatro estrellas, que han pasado de 129 a 133, con 43.406 camas. Le siguen los dos tres estrellas, con tres nuevos alojamientos y los de dos, que han pasado de 105 a 108 hoteles, que suman ya casi cinco mil plazas. Este mismo informe revela que la crisis pasa factura a los establecimientos de cinco estrellas, que han reducido sus plazas en un 26%, al contabilizarse dos alojamientos menos. Se mantienen invariables los de cinco estrellas gran lujo, una oferta que aúpa a este destino a las primeras posiciones de zonas turísticas españolas con mayor concentración de hoteles de máxima distinción. En total son nueve grandes complejos con capacidad para alojar a 2.855 turistas de gran poder adquisitivo.
Subida general
El crecimiento de la oferta alojativa en la provincia se extiende incluso a los hasta hace pocos años denostados pensiones y hostales, con seis y tres negocios más, respectivamente en la provincia.
Este aumento de la oferta se produce en un momento en que el sector comienza a ver en el exceso de plazas uno de los problemas más acuciantes por la crisis y el parón del mercado nacional. Mientras en otras zonas la recesión está provocando un ajuste natural de la oferta a la demanda, en la Costa del Sol los inversores que apuestan por abrir nuevos establecimientos lo hacen más con perspectivas de largo plazo y pensando en que esta recesión terminará y dará paso a mejores tiempos, explican.
El auge del turismo en el interior de la provincia se constata en que es la oferta de casas rurales la que ha experimentado un mayor crecimiento, que el Patronato cifra en un 17% en cuanto al volumen de plazas. Un total de 338 casas se encuentran ya registradas como alojamientos turísticos de interior, frente a las 280 que había hasta septiembre de 2011. Este crecimiento ha permitido que se superen las dos mil plazas, de las que 1.884 son básicas y 365 están consideradas de un rango superior. A ello hay que añadir que las viviendas turísticas de alojamiento rural también han aumentado sus camas en un 7,5%, rozando ya el millar de negocios con un total de 2.249 plazas.
Otro cantar es el negocio de los apartoteles, cuya oferta se ha reducido en un 8,9%, hasta quedarse en 41 establecimientos con 13.397. Se trata de un formato que pierde fuerza incluso cuando los apartamentos turísticos ganan peso, superando ya las 50.500 camas.
Con esta expansión, que alcanza también a los cámping, con una instalación más en el último año que eleva las plazas a 15.396, las alternativas de alojamiento que ofrece la Costa del Sol suman ya 170.800 plazas, de las que 76.179 son hoteleras.
LAS CIFRAS

Hoteles. La Costa del Sol cuenta con un censo de 458 hoteles y 76.179 plazas, lo que suponen siete alojamientos más y un 2,2% más de plazas que un año antes.
Apartamentos. La oferta suma 403 negocios con 50.502 plazas, un 10% más.
Casas rurales. El interior de la provincia tiene registradas 338 con 2.249 plazas, un 17% más que en el ejercicio anterior.
Campings. Se contabilizan 34 instalaciones en la provincia con capacidad para albergar a 15.396 aficionados a esta forma de viajar, lo que supone un 3,9% más de plazas.

Fuente: DiarioSur.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *